viernes, 13 de abril de 2018

Un beso puede contagiar a un bebé


Los bebés, poseen una piel mucho más vulnerable, fina y sensible que la de un adulto. Tiende a secarse y a irritarse con facilidad, y tampoco es capaz de producir la cantidad suficiente de melanina para protegerles del sol y la radiación UV. Su característica principal suele ser la permeabilidad, por lo que no está de más prestarle atención al caso de Amy Stinton, cuyo bebé, Oliver, un buen día comenzó a desarrollar un sarpullido en su piel.

Según el pediatra que trató a Oliver, el recién nacido había contraído un herpes, probablemente contagiado por el beso de otra persona. Al parecer, cuando alguien con un herpes labial besa a un bebé, corre el peligro de infectarle. Como su sistema inmune todavía se está desarrollando, al no disponer de las defensas necesarias para combatir algunas enfermedades, un simple herpes labial podría causarle daños graves al recién nacido.

El herpes labial, también llamado “herpes febril”, es una infección viral frecuente. Aparece en forma de pequeñas ampollas, llenas de líquido, sobre los labios o alrededor de ellos, y generalmente se cura en dos o cuatro semanas, sin dejar cicatriz. Estas ampollas, a menudo se agrupan formando manchas. Una vez que se disuelven las ampollas, se forma una costra sobre la úlcera resultante. Los niños menores de cinco años, asimismo, pueden tener herpes labial dentro de la boca. En ese caso, es básico que el virus no llegue a la zona de los ojos, por lo que hay que estar pendiente de que no se toquen las ampollas y de que se laven frecuentemente las manos.

Con un simple beso se pueden contagiar varios tipos de enfermedades, por lo que no está de más tener en cuenta este tipo de consejos a la hora de hacer carantoñas y besar a un bebé.

Fuentes: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario